jueves, 27 de marzo de 2008

Marketing: el salvavidas para las franquicias inmobiliarias

El sector inmobiliario no pasa por uno de sus mejores momentos, pero no debe tirar la toalla. Hay determinadas estrategias de marketing que resultan muy útiles para fidelizar y captar nuevos clientes. Si a principios de año, Re/Max sorprendía con sus rebajas, ahora la tendencia es ofrecer servicios complementarios de post-venta como la mudanza o la decoración y lanzar campañas conjuntas con marcas de electrodomésticos y muebles.

La crisis económica se nota. Los ciudadanos no pueden hacer frente a los desorbitados precios que han alcanzado los pisos y, por tanto, el sector inmobiliario, se enfrenta a uno de sus momentos más bajos.

Sin embargo, estos negocios no tiran la toalla. En periodos de recesión, es cuando hay que hacer los mayores esfuerzos e idear estrategias que ayuden a compensar los malos resultados o a aumentar la fidelidad de los clientes.

A principios de año, por ejemplo, la cadena de franquicias inmobiliarias Re/Max se enfrentó al parón con una tercera campaña de rebajas en más de 1.000 pisos con la que pretendía atraer a 500 nuevos compradores. Este año, además, incluía otra novedad: además de la rebaja directa ponía a disposición del cliente la rebaja en la hipoteca, es decir, una subvención para los primeros años de pago. Las grandes, como Metrovacesa, también han utilizado este tipo de ofertas con resultados más que positivos.

Las estrategias de las inmobiliarias

Las líneas que seguirán las campañas de las agencias inmobiliarias se centrarán en el producto, es decir, en enunciar las ventajas de las viviendas en stock, o en reforzar la imagen corporativa de las promotoras, ya que esta no pasa por uno de sus mejores momentos.
Los responsables de marketing de las diferentes cadenas se esfuerzan por diferentes ideas técnicas que hagan reflotar al sector inmobiliario, aunque la mayoría apuesta porque predomine la Red como el canal principal.

Antes de potenciar su presencia en Internet, algunas agencias han optado por buscar nuevos targets de público que puedan suplir a los que se han quedado por el camino. Otras, sin embargo, centran sus estrategias en la oferta de nuevos servicios post-venta que les diferencien de sus competidores. Así, muchas ya se han apuntado a la redecoración, la mudanza o la vigilancia.

Otra de las tendencias es emplear las técnicas del co-branding y co-marketing, es decir, lanzar campañas conjuntas con marcas de electrodomésticos y muebles.

Dado que la imagen de las inmobiliarias está deteriorada en este momento, muchas se han apostado al desarrollo sostenible para mejorarla. Así, se comienzan a mostrar urbanizaciones con zonas verdes y respetuosas con el medio ambiente.

Lo que nunca pasa de moda es el buen trato al cliente. La fidelización será clave para este 2008. Es fundamental utilizar el marketing relacional, es decir, establecer relaciones personales con cada cliente. Tratarle como si fuera único.

Fuente: tormo.com