miércoles, 15 de octubre de 2008

Los cinco mayores clichés del marketing digital


Hubo un tiempo, digamos 2002, en el que la inversión en digital era una parte ridícula del total de los presupuestos de marketing, y vivíamos en un mundo donde pocos anunciantes se atrevían a ir más allá del banner. En 2008 nos encontramos en la situación opuesta: la inversión en medios digitales es todavía demasiado baja, pero guiados por ese deseo de parecer al día, algunos anunciantes se han lanzado a abrazar todas y cada una de las tácticas digitales. De todo ello ha resultado un escenario en el que algunas de ellas están peligrosamente cerca del abismo, avisa Mark Cregar, presidente de Emerging Marketing Consulting, en un artículo reproducido esta semana por Anuncios y tomado de su blog www.emergingmarketing,blogspot.com.

Así este profesional destaca los cinco mayores clichés del marketing digital:

1. La página en la red social En 2006, todas las marcas tenían que tener una página en MySpace. Ahora tienen una necesidad igualmente urgente de tenerla en Facebook. El resultado es habitualmente el equivalente a un anuncio perdido en el amplio mundo de una red social, añadiendo escaso valor para el consumidor o la marca. Según Cregar, lo que podrían intentar es construir un perfil que reflejara la personalidad única de la marca, su origen o sus beneficios.

2. El escaparate en Second Life Incontables compañías han colocado sus escaparates en este mediagénico mundo virtual. Pero los altos costes de implementación (desde 100.000 a 5 millones de dólares), la necesidad de mantenimiento y baja tasa de uso (alrededor de 30.000 visitantes de media en un momento dado), han dado lugar a unos resultados decepcionantes. La solución para este experto sería incorporar sus marcas en actividades digitales mucho más masivas y sencillas como los juegos. Algunos se juegan millones de veces y te permiten medir la vinculación con mucha más precisión que antes.

3. Los concursos creativos on line Dejando a un lado el asunto de la estrategia y la calidad, la táctica, según Crega, está siendo afectada por su ubicuidad y la falta de participación (rara vez más de cien o doscientos). En cambio, sería más útil tratar de usar ese público para conocer su opinión de un spot que al menos tenga una estrategia, independientemente de quien lo haya creado.

4. La red social ¿Por qué tener una página en Facebook cuando puedes tener tu propio Facebook?. La gente de marketing trata de crear seguidores fanáticos de sus marcas a base de montar redes sociales alrededor de ellas. El problema es que las redes sociales no crean pasión por las marcas, solamente pueden utilizar la pasión que ya existe. Para Cregar, las marcas tendrían primero que invertir en crear pasión, aunque sea a través de esas poco atractivas prácticas de la vieja escuela, como un servicio al cliente excelente, innovación en los productos o un marketing relevante.

5. Las series on line de branded entertainment Si el entretenimiento hecho para entretener (por ejemplo, los programas de televisión) muchas veces no alcanza las expectativas, crear algo verdaderamente interesante para vender tu marca es forzosamente el doble de difícil. Como consecuencia, la mayor parte de este contenido termina por fracasar como entretenimiento, como fue el caso de Bud.TV Este experto sugiere integrar sus marcas en algo realmente interesante (por ejemplo, el patrocinio de Stride Gus en el programa de baile de Matt Harding) o, simplemente, dar a los creativos reconocidos carta blanca y ver qué pasa (como la serie de cortos de BMW).

Fuente: MarketingNews