jueves, 9 de octubre de 2008

La crisis contiene la demanda y empuja las promociones y las marcas de la distribución

Nielsen ha hecho públicos los resultados de su estudio "En tiempos de cambio", en el que se ofrecen datos actualizados acerca de la evolución del consumo en nuestro país y de los cambios experimentados en el comportamiento de los consumidores ante la crisis. Ante la subida de los tipos de interés, la inflación y la inseguridad en las expectativas laborales que ha traído consigo la nueva situación económica, que ha tenido como resultado un estancamiento de la demanda (que solo ha crecido un 1,5% en el primer semestre de 2008), el consumidor ha acometido varias estrategias para contener su gasto.

Entre las más importantes que reseña la investigación se encuentra el incremento de las marcas de distribución (que representan ya el 43,2%de todos los artículos de gran consumo que adquieren los hogares españoles, cuando un año antes suponían el 41,7%), el uso intensivo de promociones y la disminución en el número de productos que adquiere en cada compra (sin embargo, el número de actos de compra que realiza no ha descendido significativamente).

También ha practicado comportamientos orientados al ahorro como estocar productos en promoción, comprar menos productos caros, y diversificar el número de establecimientos en los que compra en busca de los mejores precios.

Entre los sectores más perjudicados se encuentran el equipamiento y la automoción, seguidos de la compra por impulso, la hostelería, tabaco, telefonía móvil y entretenimiento y, por último, y al ser tradicionalmente segmentos menos flexibles, por incluir los productos de primera necesidad, gran consumo y farmacia. Por otro lado, el índice de confianza de los españoles ha descendido 19 puntos desde el año pasado.

Fuente: MarketingNews