jueves, 9 de octubre de 2008

¿Temen las empresas a los blog?

Autor: Julia Gutiérrez Oschmann


Magdalena Colombo, organizadora del Blog Day que se realiza hoy en la Universidad Católica de Salta, me invitó a participar de la actividad a través de un artículo, ya que no pude sumarme presencialmente. Escribí sobre Blogs Corporativos.
_
Cuando el año pasado empezamos a planificar los contenidos del Blog Day, surgió la idea de mostrar una foto de lo que pasaba en la ciudad en torno a la Web 2.0, puntualmente dentro de las empresas locales. Propusimos indagar, a través de una investigación, acerca de cuál es la percepción que tienen los empresarios sobre el fenómeno; cuánto saben del tema y más aún, cuanto creen que esta herramienta es una respuesta a sus necesidades comunicación.
_
Invitamos a la consultora local KSM, dirigida por Daniel Kowalczyk y Silvia García, que se sumaron de buena gana al proyecto y decidieron realizar una investigación ad-hoc sobre este tema. La pregunta fue: ¿Qué le pasa a los empresarios con las aplicaciones 2.0? Para el trabajo de campo se realizaron entrevistas con gerentes y directivos de empresas de diferentes rubros y dimensiones de la ciudad de Rosario.
_
La investigación arrojó en primer lugar, un buen nivel de conocimiento del fenómeno y de sus alcances: “Los empresarios comprenden que las nuevas aplicaciones ponen a las empresas en contacto con sus mercados y con el público en general, en definitiva con las personas, que los informan, los observan, les preguntan, los cuestionan, los provocan, les ofrece su colaboración y abren nuevas ventanas competitivas al sugerir mejoras, nuevos productos, nuevos negocios”.
_
“Ya no se trataría de sustituir medios o canales conocidos por otros más eficientes sino de abrirse a otros escenarios competitivos, inimaginables para la empresa, que demandan más recursos y distintos a los que poseen, como recursos humanos adicionales, un diseño organizacional distinto, otro tipo de liderazgo y habilidades multifunción”.
_
Como contraparte a este nivel de conocimiento, aparecen los temores.A estos miedos los podríamos sintetizar así:
_
El miedo a no poder sostener en el tiempo el compromiso asumido,
A transparentar demasiado la realidad de la empresa y exponerse a críticas y cuestionamientos,
A no contar con una adecuada estructura para sostener este canal de comunicación,
A desviarse de otras prioridades que son la razón primaria de la empresa.
_
Tener un espacio corporativo 2.0 implica asumir un compromiso de acción. Si lo comparamos con otras decisiones de comunicación, como pueden ser definir una campaña publicitaria que posee un principio y fin en el tiempo, organizar un evento, desarrollar un folleto institucional o cursar una gacetilla de prensa. Amén de las dificultades que existen para medir efectivamente el retorno (ROI) de la herramienta.
_
Tener un blog es abrir una ventana y dejarla abierta, lo que en algunos casos puede interpretarse como un peligro potencial. Además de ser un importante esfuerzo que se suma a los que la empresa ya tiene asumidos. Sostener un espacio de este tipo desde el ámbito corporativo, es muy diferente a hacerlo desde el plano personal, desde el ámbito político, periodístico o educativo.
_
Esta investigación propuso una foto que si bien corresponde al tiempo y lugar donde fue desarrollada, no parece ser muy diferente de lo que ocurre en general. A pesar de la masividad del fenómeno, aún no son tantas las empresas que se animan a incursionar en el mundo de los blogs. Aunque cada vez se van sumando más. Algunas companías como Officenet o Telefónica a través de Tendencias digitales son ejemplos exitosos (y sostenidos en el tiempo!) de blogs corporativos. Otros como Edelman, Dutto PR o UrbanPR en el ámbito de las relaciones públicas.
_
Dar el paso no es fácil para todas las empresas, hay que estar dispuesto a abrir y hacer transparente la empresa y su modo de funcionamiento, y estar dispuesto a recibir todo tipo de críticas y comentarios. Asumir un esfuerzo extra de tiempo y dedicación al espacio. Aún así, sus beneficios seguro que superan ampliamente los inconvenientes. Y sobran razones para recomendar que se haga el intento.
_
Fuente: TodoComunica