lunes, 7 de abril de 2008

La Seducción y el Sexo reclamos del Marketing y la Publicidad

No pueden pasar desapercibidas las campañas de publicidad y anuncios donde de forma sugerente se nos incita con motivos sensuales y seductores que contienen un cierto grado sexual o erótico.

Es indiscutible y hemos de reconocer que la publicidad utiliza de forma bastante frecuente la sensualidad y el suave erotismo como recursos para seducirnos.

Muchos profesionales de la publicidad y el Marketing opinan que el sexo pueda resultar "el recurso más fácil" para intentar captar y llamar más la atención. De todos modos habría que darles toda la razón. Lo es, y además suele funcionar en la mayoría de las ocasiones si se emplea de una forma correcta e inteligente. La atracción del marketing erótico y el sexo en la publicidad es evidente.

Dentro de este género publicitario existen también ciertas limitaciones estipuladas para mantener equilibrada una ética moral que se asocia a la sensualidad. El sexo en la publicidad es mostrado generalmente de forma elegante, sugerente y estimulando nuestras reacciones para activar respuestas sexuales.

Piernas largas y estilizadas, torsos y cuerpos semi-desnudos o espaldas al aire son clásicos de la iconografía del sexo publicitario, pero hoy en día, la publicidad a evolucionado adaptándose a las culturas y tendencias actuales y el concepto de la "seducción y el sexo" también a cambiado.

Los tabúes, pecados y tentaciones son conceptos e ingredientes asociados a este tipo de publicidad. Seguramente en alguna ocasión hemos podido se testigos de algunas campañas de marketing o spots comerciales donde se intenta romper con lo tradicional de una forma "novedosa" o "arriesgada". Anuncios que sugieren "erotismo" entre personas del mismo sexo seguramente hace tan sólo una década habrían resultado difíciles de imaginar en el mundo de la publicidad.

Ser efectiva, generar expectación, llamar la atención. Son algunas de las premisas de toda campaña de Publicidad y Marketing. Si añadimos el "sexo" como elemento de "provocación" el efecto parece multiplicarse.

Es indiferente el tipo de producto o servicio que se desee promocionar. Todos los sectores ha recurrido al "sexo" en alguna ocasión como reclamo publicitario. higiene, Salud, Belleza, Moda, Automoción, alimentación, etc... Todos y cada uno de ellos, de una forma u otra han experimentado la respuesta del consumidor tras añadir el "sexo" como ingrediente de esta mezcla.

Llegado a este punto, podríamos también mencionar que en el incremento de este tipo de publicidad se podría encontrar su peor enemigo, y es que en la saturación del "sexo en la publicidad" parece ser ya tan normal y habitual que su "dosis" de provocación cada día necesita ser mucho mayor y atrevida.

Fuente: PuroMarketing